Una escoba colineal

Una escoba colineal

UNA ESCOBA COLINEAL

Autor: Pere, EA3DDK

http://elradioaficionadopatitieso.blogia.com

Alguien puede pensar que describo una construcción extremadamente simple, pero lo cierto es que ha resistido inmutable vientos, tormentas, sol y nieve. Este artículo se publicó por primera vez en CQ Radio Amateur en Agosto de 1989

UNA “ESCOBA” COLINEAL

Mis principales centros de aprovisionamiento para llevar a cabo las experiencias con antenas, suelen ser las ferreterías, fontanerías e incluso supermercados de limpieza. También suelo acudir al mercado de los Encants de Bellcaire (parecido al Rastro madrileño) e incluso, más de una vez, he gateado por los tejados en busca de restos de viejas antenas de televisión abandonadas por los instaladores.

Evidentemente, uno de mis lugares preferidos de visita son las librerías y bibliotecas donde se hallan todos estos libros y revistas que hablan de los temas que tanto me apasionan.

Con esto pretendo demostrar que ser radioaficionado no es sinónimo de multimillonario, como algunas personas pretenden hacernos creer sin tener ningún conocimiento sobre el tema. Tampoco es necesario cursar estudios de ingeniería, como parece desprenderse de la interpretación de alguna legislación. Sí es preciso, en cambio, una buena dosis de imaginación, y en eso los radioemisoristas deberíamos andar sobrados por muchísimas razones.

El juego que presento a continuación consiste en la construcción de una antena colineal para la banda de 2 metros, de muy fácil montaje y cuyo precio es tan bajo como elevado su rendimiento en comparación con algunas antenas comerciales.

Sepamos en primer lugar cuánto y que clase de material necesitaremos:

  • 3’5 metros de alambre galvanizado de 3 mm de diámetro.
  • 4 abrazaderas tipo mikalor para 16-25 mm.
  • 1 palo de escoba de madera, barnizado, pintado o plastificado.
  • 1 metro de cable coaxial de 50 ohmios del mismo tipo y características que el usado para la bajada de antena.

CONSTRUCCIÓN

Con la ayuda de un metro mediremos y doblaremos sucesivamente el alambre galvanizado, previamente enderezado, según se observa en el dibujo. El palo de escoba servirá de soporte ya que el hilo metálico no tiene suficiente rigidez como para sustentarse a sí mismo y, evidentemente, las abrazaderas servirán para que éste quede firmemente sujeto a aquél.

Al efectuar el montaje deberemos tener cuidado de que por la parte superior del palo no asomen más allá de 30 cm. de alambre para evitar que el viento lo doble. En la parte inferior esto no tiene tanta importancia, pues la ley de la gravedad juega a nuestro favor. Las abrazaderas deben colocarse según indica el dibujo, pues de esta manera queda perfectamente reforzada la parte central que es la que deberá soportar el peso del balun y parte del cable de alimentación. Efectivamente, esta antena presenta una impedancia muy elevada en el centro y en su punto de alimentación, de unos 200 ohmios, y además es simétrica. Como sea que pretendemos conectarla a un equipo de salida fija de 50 ohmios y hacerlo a través de un cable coaxial asimétrico, deberemos confeccionar un sencillísimo balun, del inglés balance to unbalance (simétrico-asimétrico) y de relación 4:1 (50 ohmios x 4 veces = 200 ohmios), el cual realizaremos con el trozo de metro de cable que hemos preparado anteriormente. Para evitar largas explicaciones, que confunden más que ayudan al experimentador, lo mejor es acudir al dibujo que para este caso hemos realizado.

AJUSTES

El ajuste correcto de esta antena es muy fácil, pues basta desplazar los puntos de alimentación paralelamente a derecha o izquierda para lograr la máxima potencia radiada y la menor ROE posible. Recuérdese que conseguir una relación de ondas estacionarias de 1:1 no siempre es sinónimo de un rendimiento eficiente. Al efectuar estas correcciones, la antena ya debería estar en su emplazamiento definitivo, o cuando menos a una altura suficiente, lejos de cualquier estructura que pueda influir en su adaptación y con la apropiada longitud de cable coaxial que vayamos a usar.

EPÍLOGO

Se puede objetar que esta construcción es descaradamente sencilla, pero su innegable ventaja es que, a parte de su poco precio, puede reciclarse y usar todos sus materiales para realizar otro experimento antenístico, la antena Slim Jim, por ejemplo. Naturalmente, quien desee un montaje robusto y de por vida, puede realizarlo con tubo de cobre de 12 ó 15 mm. de diámetro y los correspondientes accesorios de codos, pasta de soldar, estaño y soplete de fontanero. En este caso es conveniente dotar de un tapón el extremo superior para evitarla entrada de agua.

Para los que no se conforman con que la antena funcione bien y desean saber algo más, podemos añadir que la potencia radiada total es de 1’5 veces, más o menos, la de un dipolo, por lo que la ganancia de potencia es de unos 2 dBd aproximadamente. Quien desee ampliar conocimientos puede hacerlo leyendo Antenas para la banda de 2 metros, de F.C. Judd, editado por Paraninfo y Antenas de onda corta y ultra corta para radioaficionaods de W.W. Diefenbach, editado por Marcombo, S.A.

Leer es bueno, leamos pues.

Este artículo es propiedad de su autor, Pere, EA3DDK, a quien agradecemos muy sinceramente el permiso para su publicación en nuestra web.

Puedes ver este artículo y otros muy interesantes en la web del autor: http://elradioaficionadopatitieso.blogia.com

//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s